Salgado DR Mission: La historia de Yeison (version en español)

“Muchos de ustedes saben acerca de la adopción de nuesto hijo Yeison. Muchos de ustedes saben que lo hemos tenido desde que tenía solo tres meses, saben que nació de una madre que presenta una discapacidad mental y que vive en circunstancias muy pobre y difíciles.

Pero aquí hay algo más que tal vez muchos no saben…

Y es que nuestro hijo es un producto de una violación. Su madre fue abandonada, maltratada y violada por un hombre desconocido y más tarde se descubrió que ella estaba embarazada. Esto es trágico y horrible, y todo aquel que cometa este delito debe ser llevado a la justicia. ¡Castrado incluso!

Sin embargo, agradezco a Dios que el aborto no es legal aquí en Rep. Dominicana. Al menos no lo es todavía, aunque lamentablemente puede ser solo un cuestión de tiempo.

Su madre biológica debido a su condición tiene la capacidad mental de un niño de cuatro o cinco años y nunca puede vivir sola y siempre necesitará atención, aun así ella sabe que tiene un hijo, sabe su nombre y tambien lo ama. Al mismo tiempo estoy seguro de que ella recordará lo que le sucedió, y tal vez no pueda procesar todo lo que sucedió durante esa experiencia traumática.

La pregunta es, ¿es culpa de Yeison?

Pues no, por otro lado lo que otros no saben es que Christen (quien es mi esposa) y yo habíamos estado orando durante algunos años para tener otro hijo el cual no podíamos concebir. Es cierto que al principio yo no quería volver a empezar de nuevo. Nuestros hijos estaban grandes y yo tenía mis planes. Pero mi esposa oró por mí y el Señor cambió mi corazón.

Oramos por un largo tiempo, y curiosamente, durante ese tiempo, Dios nos tenia trabajando en un lugar donde no teniamos recursos, solo compartiamos el evangelio, daba estudios bíblicos y predicaba con frequencia.

Luego el Señor orquestó las cosas de tal manera que no solo contestó nuestras oraciones, sino que nos puso en una posición para ayudar a Yeison, a su madre y a la hermana quien cuida ahora de ella. Yera (su madre biológica) está en una situación mucho mejor hoy que el día en que la encontramos con el bebé Yeison, por la gracia de Dios.

Probablemente habría muerto si el Señor no hubiera cruzado nuestros caminos. Yeison estaba malnutrido y deshidratado cuando lo encontramos. La madre de Yera se estaba muriendo a causa del cáncer y Yera no tenía idea de cómo cuidar de él. Ella ni siquiera podía cuidar de sí misma.

Pero esto me hizo pensar y realmente me horroriza pensar, ¿qué hubiera pasado si el aborto fuera legal aquí?

Estoy casi seguro de que tendríamos un hijo menos de lo que tenemos hoy. Me rompe el corazón solo en pensarlo. Incluso en casos de violación, como con nuestro hijo, el niño nunca debe ser quien pague el precio. Nunca está bien asesinar a un niño en el vientre de su madre.

Si Dios quiere, Yeison podría ser el primero de su familia en estudiar y tal vez en ir a la universidad. Hoy en día es bilingüe y muy brillante. Lo amamos tanto y realmente no podríamos imaginar la vida sin él el día de hoy. Sus hermanos lo aman y lo cuidan. Él ha traído tanta alegría a nuestra familia y Dios nos ha enseñado mucho a través de él durante los últimos cinco años. Estoy muy agradecido de que el Señor le haya permitido a Yeison nacer en un país donde el aborto todavía no es legal, o él no estaría con nosotros hoy. Solo pensarlo hace que mi corazón se ponga pesado. El aborto es asesinato, y aunque debemos ser amables al abordar el tema, los cristianos deben trabajar juntos para ponerle fin. Ministrar y dar esperanza a quienes hayan tenido un aborto y que ahora sienten la profunda pérdida y el dolor.

Cuando veo a Yeison me veo a mí mismo. Él es un recuerdo constante del Evangelio para nosotros. Porque cuando no éramos hijos de Dios, Cristo vino a rescatarnos y a través de Él, podemos ser ADOPTADOS en la familia de Dios.

Para mí, aparte del matrimonio, la adopción es una de las imágenes más hermosas del Evangelio.

El Creador Todopoderoso se convierte en nuestro Abba Padre. Pasamos de ser enemigos perdidos y rebeldes a convertirnos en hijos e hijas privilegiados. Esto hace que mi corazón se regocije y sea extremadamente agradecido.
Esto debería motivarnos a adorar apasionadamente y vivir para él. ¡Alabado sea Dios de quien todas las bendiciones fluyen!

Que vivamos y actuemos de tal manera que las personas puedan ver el Evangelio en todas las áreas de nuestras vidas y que de ningún modo sea de palabras solamente.”

By: Antonio Salgado

Ministerio: Salgado D R Mission
web: www.salgadodrmission.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.